sábado, 6 de abril de 2013

El abogado peledeísta que intentó quitar el retrato Moreno de galería, es "numerólogo


SANTO DOMINGO:-Quizá escueza creerlo, pero Hipólito Polanco Pérez, el sudoroso abogado que este viernes intentó quitar la foto del “traidor” Guillermo Moreno de la galería de exfiscales del Distrito Nacional, aspira a ser presidente de la República.

Creyente confeso en la numerología y, al parecer, militante del Partido de la Liberación Dominicana, tiene afiches impresos que lo promueven como precandidato a la presidencia en la boleta moreda.


Parco, incluso demasiado para ser abogado, se sentó frente a Ransett, el Rey de los Astros (¿ignorancia del “numerólogo” que quiso nombre egipcio y no supo escribir Ramsés?), en entrevista de fecha inverificable en el canal Teleuniverso.

Intercambio de “opiniones” con anticipado espacio ganado en la antología del ridículo dominicano, nadie lo dude, comienza con la introducción de Ransett invitando los teleaudientes, de quienes afirma que esperaron “ese” momento, a escuchar una voz en off ofreciendo los datos biográficos de Polanco Pérez.

“El doctor Hipólito Polanco Pérez –dice la engolada voz— nació el 13 de agosto del año 1976 en Villa Rivas, provincia Duarte. 

Es abogado, académico y políiitico (el locutor arrastra la “i” para subrayar esta condición sobre las otras). 

De visión inquieta por los problemas sociales, atraído por las ideas progresistas, ingresa en el 1992 a un comité de base del Partido de la Liberación Dominicana.  En el año 2010 crea el movimiento político El Verdadero Camino a lo interno (sic) de la referida organización política”.

“Dooooooctor Hipólito Polanco Pérez, alto dirigente del Partido de la Liberaciooooón Dominicana”, concluye la voz en “off” en un tono de climax.
Ransett, el Rey de los Astros, está que se muere de indigestión de orgullo de tener frente a él a un “presidenciable”.

Quién sabe por qué, puesto que no lo explica, el numerólogo no puede evitar poner en primer plano la homonimia del precandidato peledeísta, tramutado en turbero este viernes en el Palacio de Justicia, con alguien que él, juntando las manos como si fuera a rezar, confiesa de todo corazón que aprecia.

Salvados los sulfurosos efectos de identidad de nombres con quien nunca llega a identificar de manera explícita (quizá porque es “marca” política), el Rey de los Astros le pide a Polanco Pérez una autodifinición.

“Soy un ser humano amante de la paz, la justicia y la libertad”, responde el abogado al numerólogo cuando este le pide autodefinirse.

“Bieeen”, dice el numerólogo Ransett, aparentemente insatisfecho (por razones de tiempo televisual) con tan escueta respuesta.

“Pero cómo te defines como político, como nuevo ente de la política en un mundo de la política, jajajaja, tan convulsionado”, pregunta (¿o dice?) Ransett.

“Muy buena pregunta”, responde Polanco Pérez en pose doctoral. “Soy un político (sujeténse a sus asientos, nr) del siglo XXI, moderno. Ni de derecha ni de izquierda. Conocedor del mundo moderno de hoy”, dijo y no agregó un suspiro más.