lunes, 28 de noviembre de 2011

El diputado Abel Martínez (Ruby), de empleado de tienda a legislador millonario.


















Santiago.-De origen humilde e imagen prácticamente desconocida fuera de Santiago hasta el año 2006, el actual presidente de la Cámara de Diputados, Abel Martínez, se ha convertido en una figura política nacional de primer orden, por lo menos por su presencia en los medios de comunicación.

En sus apariciones el legislador, muy popular en Santiago, Martínez siempre está acompañado de decenas de colaboradores, guarda espaldas, secretarias, chóferes y seguidores políticos.

Ha declarado bienes y ahorros millonarios y exhibe un nivel de vida que dista mucho de sus orígenes y de sus años juveniles cuando trabajó como gerente  de personal en la tienda  La Sirena de la calle Del Sol,  entre 1995 y 1998.

Aunque en su biografía oficial dice que nació y se crió en Santiago de los Caballeros, sus parientes residentes en Hato Viejo, una comunidad del municipio de Monción, en la provincia Santiago Rodríguez, aseguran que el presidente de los diputados es uno de los suyos, y les duele que reniegue de sus orígenes.

“Ruby y yo cargábamos agua juntos, en un burro y ahora no me quiso dar dos bates para un equipo de solfball que tenemos en la comunidad”, dijo José Durán, al referirse al presidente de la Cámara de Diputados, Abel Atahualpa Martínez Durán, uno de los políticos más influyentes del gobernante Partido de la Liberación Dominicana (PLD), de quien sus coterráneos y amigos infancia afirman que reniega de sus orígenes.

José, Luisa y Morena, se quedaron pasmados cuando vieron la reseña biográfica del legislador, de quien son contemporáneos. Los datos oficiales refieren que Martínez Durán, nació en la ciudad de Santiago de los Caballeros,   a lo que el anciano de 81 años de edad,  Bienvenido Durán, pariente de la madre del congresista, responde:

“Dígale que no, que él nació aquí, en Hato Viejo, al lado de la casa del alcalde,”, refiere al señalar hacía la humilde vivienda materna de Martínez Durán, marcada como EM 125, en el Censo del año 2010.

Los moradores de Hato Viejo no sólo se quejan de Martínez supuestamente reniegue de su origen, sino de que no haya utilizado su influencia política para que el Gobierno mejore los caminos y los servicios en esta empobrecida comunidad.

Su hermano de crianza, Martín Durán, se extraña de que el dirigente peledeísta ahora aparezca como nativo de Santiago de los Caballeros y asegura que el congresista miente, porque todos sus amigos de infancia y parientes saben que él es oriundo de esta comunidad del municipio de Monción.

“Yo entiendo que si esto es una comunidad humilde,  y uno nació aquí, y luego es un vicepresidente, debería decir yo soy de esa comunidad y hoy soy vicepresidente, porque eso es un ejemplo de que donde quiera se progresa”, manifestó Martín, con la mirada en la casa donde  se crió.

Afirma que cuando tenga la oportunidad de ver al congresista, le reclamará por su actitud de negar que naciera y creciera en Hato Viejo, desde donde salió tras completar sus estudios de bachillerato en el liceo Juan Pablo Duarte, en Monción.

Los originarios del lugar aseguran que Abel Atahualpa Martínez Durán, hijo de la profesora Mélida Durán y Ramoncito Martínez, fue siempre un muchacho inquieto, y destacaron el esfuerzo de sus padres para que tanto él como a sus hermanos fueran profesionales.

Abel Atahualpa es el benjamín de una familia numerosa considerada un núcleo muy unido, Enrique, Mayobanex, Hatuey, Mencía, Erriquillo, Anacaona,  Guaroa,  Midalma, Rosa, Anica, Domingo, Luisa y Galindo, son sus hermanos y hermanas.

“Eso sí te puedo decir, ellos se fueron de aquí, pero son personas trabajadoras y honestas”, aseguró Juan Bernard, quien lamenta que el diputado no haya hecho algunos aportes para su comunidad, en estos tiempos de bonanza económica.

La familia del diputado fue siempre de origen humilde, cuentan  los lugareños, y como prueba permanece la casa materna, la cual, contrasta con la opulencia que ahora exhibe el diputado de la circunscripción   número  uno de la provincia de Santiago.

“Ellos nunca fueron ricos,  su papá Ramoncito tenía algunas cabezas de ganado, pero no era un hacendado, más bien tenían algo para comer, su mamá  fue profesora”, asegura Martín, quien estuvo en esta casa hasta que se casó.

Detalló que la familia empezó a cambiar en términos económicos, cuando uno de los hermanos mayores, Galindo, logró viajar a la ciudad de Nueva York,  en base a una relación de venta con los productos marca Amos, y  con la mudanza de Abel hacia Santiago de los  Caballeros, donde se radicó para sus estudios de derecho en la Pontificia Universidad Católica Madre y Maestra (PUCMM). No fue un estudiante brillante, pero sí estuvo por encima del promedio, y siempre demostró ser muy hábil.

“Son las mismas habilidades que ha aprovechado para alcanzar el éxito en la política”, comentó  uno de sus compañeros de partido.

Un rápido ascenso político

Con solo 22 años en 1994, perteneció  al movimiento Cambio 94, dentro del PLD, en el cual trabajó por la candidatura presidencial, del profesor Juan Bosch y vicepresidencial, Leonel Fernández Reyna. Desde entonces, ha sido un leal seguidor de Fernández Reyna.

Dado a sacar provecho a su facilidad para el uso de los medios de comunicación, Martínez se convirtió en presentador en televisión de la propuesta electoral del PLD para 1994, un año en que esa organización había retornado a su hasta entonces histórico tercer lugar, luego de haber competido por el primero en los comicios de 1990 cuando Juan Bosch, fue derrotado por Joaquín Balaguer.

En aquellos años los peledeístas eran enemigos radicales de los reformistas y acusaron a  Balaguer de haberles robado las elecciones con un fraude. A partir de 1996 se convirtieron en los más balagueristas, empezando por el presidente Leonel Fernández Reyna, quien no ha vuelto a editar el libro que escribió para denuncia el alegado fraude de Balaguer contra Bosch .

La formalización del ingreso de Abel Martínez al PLD fue auspiciada por Henry Garrido, quien se diera a  conocer cuando ocupó el cargo de director de Bienes Nacionales, en 1999. Hoy Garrido es una figura olvidada, mientras la estrella de Martínez se proyecta al máximo en los medios de comunicación.

Posteriormente, Martínez Durán, ya graduado de derecho, fue designado procurador fiscal adjunto del Distrito Nacional,  en la gestión de Francisco Domínguez  Brito, otro de sus padrinos políticos.

La buena relación con Domínguez Brito y su lealtad hacia el presidente Fernández le llevaron a sustituir al fenecido  Franklin Vásquez, en la Procuraduría Fiscal de Santiago. Corría el año 1999, y como Martínez era aún muy joven, no gozó del apoyo de los sectores más conservadores dentro y fuera del PLD, pero permaneció en este cargo hasta terminar el primer gobierno de del PLD el año 2000 y fue sustituido por Silvestre Rodríguez.