domingo, 6 de agosto de 2017

Familiares no salen del asombro por muerte de pareja en Pedro García

SANTO DOMINGO:- Los familiares de Rafaelina De León y José Ignacio Rodríguez todavía no salen del asombro. 
De León, fue asesinada de dos balazos por su esposo el pasado jueves, quien posteriormente se suicidó. 
El hecho mantiene consternada a toda la comunidad de El Puerto, en el distrito municipal de Pedro García.
En medio del dolor y la impotencia que los embarga, los parientes de las víctimas no culpan a nadie en particular de la tragedia. 
Narraron que ésta era una pareja ejemplar en la comunidad, además no tenían informaciones de que estaban atravesando por algún problema matrimonial.

“Si había problemas no lo sabíamos, porque ellos se trataban bien y ella siempre andaba con él. No escuchamos que ellos peleaban. Incluso, él le pagaba la universidad, pero no sabía que tenían problemas”, expresó Santos Rodríguez, hermano del homicida-suicida.

José Ignacio Rodríguez, tenía 31 años de edad y su pareja, Rafaelina de León era de 21. Ambos llevaban una relación sentimental de ocho años y había procreado dos hijos, uno de cuatro y otro de seis años.

Ayer, viernes, sus cuerpos fueron sepultados en el cementerio del distrito municipal de Pedro García. Allí se conjugaron el dolor, la nostalgia y sobre todo la impotencia de familiares y amigos de la pareja que aún están sorprendidos por la tragedia.

“Estoy destruida, me siento adolorida de ambos lados, porque lo quería a los dos. Nos criamos juntos desde pequeño, solo tengo que pedirle a Dios que nos libre. La última vez que compartimos juntos fue el Día de la Altagracia y ellos estaban muy felices, era una pareja muy unida”, manifestó consternada y entre llantos una señora que dijo ser comadre del victimario.

Luis Alberto Rodríguez Cruz, hermano de la joven asesinada, lamentó lo sucedido. Sostuvo que no se explica cómo pasó algo tan terrible en una pareja que a su juicio no tenía ningún tipo de problemas en la relación.

“Ella estaba estudiando y el era un muchacho bueno, que no tomaba ni anda en las calles”, afirmó el cuñado del matador.

Los cadáveres de Rafaelina De León y José Ignacio Rodríguez fueron hallados en una enramada ubicada a unos kilómetros de su residencia, en la apartada comunidad El Puerto, en el distrito municipal de Pedro García.

Para cometer el hecho, Rodríguez habría utilizado una escopeta. Sin embargo, los familiares alegan que nunca le había visto un arma de fuego, por lo que se mostraron sorprendidos por el hallazgo de la escopeta.
De León era una joven querida de la comunidad y laboró por varios años en el plan de alfabetización Quisqueya Aprende Contigo. El hombre se dedicaba a labores de agricultura.